Transformaciones profundas

“No solo somos un país muy desigual. Somos un país en que la gente se queda sola en los momentos en que más necesita de la protección y apoyo del Estado: al envejecer, y al enfermarse. Las mujeres cargamos prácticamente solas con la carga económica de la maternidad. Cuando las familias salen a buscar vivienda, el Estado les puede dar un subsidio para comprar o arrendar, pero si no logran encontrar una vivienda del valor que pueden pagar, como efectivamente está ocurriendo en las ciudades grandes, quedan a su suerte”.

Revisa el Punto de Vista de la profesora de Trabajo Social UC, Alejandra Rasse aquí [VIDEO]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.